Sindrome-postvacacional

Consejos para superar el síndrome postvacacional


Una gran parte de la población ha sufrido este síntoma tras las vacaciones

Agosto toca a su fin y con él llega el periodo de las ansiadas vacaciones; y lo peor es que cuando ese momento viene acompañado del temido síndrome postvacacional.

Se trata de un estado de estrés o depresión que se sufra tras las vacaciones, una vez que volvemos a nuestra rutina diaria (trabajo, familia, estudios,…). Aunque hay algunos afortunados que no lo sufren, alrededor del 35% de la población ha sufrido en alguna ocasión esta apatía. Pero no te preocupes, suele durar unos 10 o 14 días y a partir de ese momento, volverás a tu estado normal.

No obstante, queremos darte algunos consejos para evitar sufrir este síndrome postvacacional, que puede hacerte vivir unos días horribles:

– Vuelve con tiempo de tus vacaciones. No vuelvas a casa el día antes de empezar a trabajar. Lo mejor es regresar al menos un par de días antes para poder empezar a retomar los hábitos y hacerte a la idea.

– Regula las horas de sueño. Durante esos días de adaptación, vuelve a habituarte a los horarios que tenías cuando trabajabas; horarios que seguramente habrás perdido durante tus vacaciones. Duerme 8 horas y no duermas siesta.
– Haz ejercicio. Realizar cualquier actividad deportiva nos hará liberar endorfinas que lucharán contra nuestros sentimientos negativos.
– Empieza a organizar la siguiente escapada. Si puedes permitírtelo, comienza a organizar las siguientes vacaciones o una escapada de puente o fin de semana. Eso te hará poner el objetivo en esa nueva motivación y te hará olvidarte de lo negativo de volver a la rutina.
– Reparte tus vacaciones en varias semanas al año. En vez de agotar todas tus vacaciones el mismo mes, déjate al menos unos días para otra época del año. Tendrás la vista puesta en las siguientes vacaciones y podrás descansar varias veces al año.
– Huye de la rutina. En la medida en que puedas, intenta hacer cosas nuevas y diferentes. Las nuevas emociones harán de la vuelta algo más divertido.
– Date pequeños placeres. Una cena fuera, un buen baño, un masaje, una obra de teatro,… Haz cosas que te gusten para no caer en pensar siempre en lo negativo.

Sigue estos sencillos consejos y verás como la vuelta de las vacaciones será mucho más llevadera. ¡Y a preparar las vacaciones de otoño o invierno!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *