vacaciones en otoño

Maleta para tus vacaciones de otoño


Las personas que han dejado sus vacaciones para el otoño están de suerte; o están a punto de comenzarlas o sólo les queda unas semanas para su llegada. Mientras que a algunos ya se nos han olvidado, otros están aun con los preparativos de sus merecidas vacaciones.

Entre estos preparativos se encuentra pensar qué meter en la maleta. Viajar en otoño, a pesar de tener muchas ventajas, puede tener el inconveniente de no saber a ciencia cierta el tiempo que va a hacer. Y eso dificulta sin duda la tarea de hacer la maleta. Por eso, queremos hacer una lista con las prendas que consideramos imprescindibles llevar en nuestras vacaciones de otoño; de esta forma evitaremos sorpresas desagradables durante nuestro viaje.

Por supuesto, de entre todas ellas tendrán que elegir las que mejor se adapten al destino. No es lo mismo viajar a una ciudad que ir a la montaña. No obstante, ahí van las que consideramos imprescindibles:

  • Un abrigo ligero o trench: lo más normal es que en estas fechas refresque. Si tienes la suerte de que durante el día hace buen tiempo, segur que por la noche necesitarás abrigarte un poco. Un trench o abrigo no demasiado grueso evitará que pases frío.
  • Botas de agua: en otoño es muy posible que llueva. Para evitar problemas porque se moje tu calzado, incluye en el equipaje unas botas de agua. Las hay extraflexibles que casi no ocuparán espacio porque se doblan casi en su totalidad.
  • Vaqueros: es una prenda versátil que puede servirte tanto para hacer turismo, como para salir a cenar o ir de compras. Además, se adapta a casi todas las circunstancias climatológicas.
  • Jerseys o forros polares: puede sorprenderte una bajada de temperatura y siempre será muy útil llevar algún jersey o forro polar. Te protegerá del frío sin necesidad de ponerte demasiadas capas que te agobien o te impidan el movimiento.
  • Impermeable: al igual que las botas de agua, el impermeable te evitará acabar como una sopa si os sorprende la lluvia durante el viaje.
  • Ropa interior de sobra: no escatimes tu ropa interior. No lleves una para cada día; incluye alguna más para poder cubrir imprevistos.
  • Una gorra: no sólo la lluvia puede sorprenderte. El cambio climático ha hecho que en septiembre u octubre podamos tener unas temperaturas realmente cálidas. La gorra te protegerá del calor en este caso.
  • Pijama de entretiempo: excepto los calurosos que duermen sin pijama hasta bien entrado el invierno, el resto debemos llevar un pijama que abrigue algo más que los de verano. Podemos correr el riesgo de que el lugar en el que durmamos sea más frío de lo que esperamos y nuestras noches sean muy duras. Por ejemplo, si duermes en una furgoneta camper o en un camping.

¿Crees que falta algo? Cuéntanoslo y compartelo con nuestros seguidores. ¡Te lo agradeceremos!