estaciones del año

Dormir en furgoneta camper cuando hace frío


Tomas medidas contra el frío es primordial en una furgoneta camper

La furgoneta camper o la autocaravana no es vehículo exclusivo para tus vacaciones de verano. Es perfecto para viajar también en otoño e invierno, teniendo en cuenta solamente unos cuantos consejos que te servirán para adaptarte a las diferentes condiciones climatológicas.

En este caso, queremos dedicar nuestro post a mostrar una serie de recomendaciones que os hará más fácil el viaje en furgoneta camper cuando hace frío:

  • Elegir un lugar adecuado para estacionar el vehículo durante la noche: lo mejor cuando hace frío es buscar un lugar que esté resguardado. Aunque nuestra furgoneta camper tenga calefacción, si estacionamos en un lugar donde hace mucho viento, le será más difícil mantener la temperatura. De la misma forma, no elijas lugares elevados, porque la temperatura será más baja. Lo mejor un valle o un sitio rodeado de árboles, o con otras caravanas para cortar el viento unas a otras.
  • La cama adecuada: hay furgonetas con techo elevable, que tienen camas en la parte superior. En estas camas siempre hace más frío que en las de abajo. Las camas inferiores pueden ser perfectas para los más pequeños. Asimismo en el techo elevable se puede colocar una funda para minimizar los efectos del frío y la lluvia.
  • Utilizar cortinas y persianas: bajar las persianas de la furgoneta consigue aislar el interior de las bajas temperaturas. Incluso los elementos pensados sólo para quitar la luz, como las cortinas, ayudarán a guardar la temperatura interior.
  • Elige adecuadamente la ropa para dormir: escoge pijamas y calcetines calentitos y gruesos ya que por la noche la temperatura puede bajar bastante. Si eso no es suficiente, en las zonas más frías puedes utilizar ropa térmica.
  • Sábanas y edredones de invierno: sobra decir que para dormir con frío hay que escoger ropa de cama preparada para esta época del año.
  • Dormir acompañados: y por último, si nada de esto es suficiente, duerme acompañado. No hay nada como el calor humano para resguardarte del frío.

Por lo tanto, os recomendamos que el frío no os desanime. Disfrutad de vuestras vacaciones de invierno de la misma forma que en verano, a vuestro aire y sin pensar en el lugar de destino. Elige el que más te guste y punto. ¡Todo lo demás tiene solución!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *